¿Cuál será el próximo destino?

Check-in en Dubái

Buenos Aires me despidió con una fuerte lluvia, muy buen augurio ya que todos los momentos importantes de mi vida están marcados por ella. Tras muchas horas de vuelo alrededor de 25 y 14000 millas recorridas llegue a Dubái, sin saber qué día era, sin saber que esperar. Lo único que tenía claro era el desierto.

Con un Jet Lag terrible y cinco horas de dormir en una cama, salí a recorrer el casco antiguo de la ciudad: Al Karama, Al Hamriya, Oud Meda, Deira y la vera de la Ria Dubái Creek. Aquí se encuentra la casa donde vivió el primer Jeque Maktoum Bin Butti, que invadió estas tierras y creo su dinastía.

Toda esta área es baja y lo que sobresale en alguna de las construcciones son unas torres. Que oficiaban de ventilación para refrescar las casas de las altas temperaturas del desierto que por cierto yo no tuve que soportar ya que los días fueron clementes conmigo.

Lo que más me gustó fue el mercado de oro, que joyas tan bellas, venden oro de 18, 21 y 24 quilates pesan la pieza (joya o lingote) que se quiere comprar y se rigen por la cotización del día. ¿Será verdad que a los árabes les gusta ver a sus mujeres adornadas con oro? Este tiene una callecita principal techada solo atendida por hombres.

El mercado de Especias, tiene una mezcla de aromas que invaden los sentidos, el griterío de los vendedores llamándote a entrar a sus negocios en un inglés que cuesta entender y más para mí que no soy una experta en el idioma.

Ya que el tránsito es caótico lo más fácil para llegar a esta zona es cruzar la Ría en unos botecitos rústicos pero muy característicos y que solo cuesta 1 Dírham (1 U$S = 3.50 Dírham)

Esta zona realmente es un caos, autos, gente, hombres con unas carretas llevando y trayendo mercancías desde los Daus (barcos tradicionales para el comercio con los países del Golfo  (desde especias, pasando por productos de electrónica hasta autos).

Y no olvidar a los vendedores “acosadores” de Fendi, Prada, Gucci “trucho” (por nombrar algunas) te venden lo que quieras: carteras, relojes, anteojos y sigue la lista por u$s 70/80 o más (siempre se puede regatear).

Aquí la mayoría de los habitantes son extranjeros hay una estadística que por cada 10 personas: 3 son Dubaitíes y el 7 restante viene de afuera, en su gran mayoría de la India, Pakistán, Líbano…

Hay una sola mezquita a la que puede entrar no siendo musulmán pero tiene días y horarios (no tuve la oportunidad) esto se generó por la visión del nuevo Jalif Mohammed Bin Rashid Al Maktoum ” Puertas abiertas, mentes abiertas”

(Les pongo los nombres porque me encantaron y te los repiten en todo momento y diría que cada 3 cuadras hay una foto de Él).

Del museo mejor ni hablemos que es malísimo!!! No vale la pena ir. Es más… les puedo hacer una brevísima reseña (solo porque me pareció interesante la evolución de la ciudad) de ser una zona donde se encontraban perlas cultivadas, de un día para otro se encontró petróleo y explotó el boom y eso que Dubái solo tiene aproximadamente un 5 % total del petróleo, el que salió favorecido fue Abu Dabi con un más del 90 % y el resto se reparte entre los otros países  que forman parte de los EAU (Emiratos Árabes Unidos).

Les cuento una curiosidad, al parecer mis rasgos y color de piel son iguales a las de las mujeres de oriente, según mi encuesta personal el 80/100 de las personas creyó que mi nacionalidad era…… India!!!!!!! Y que si viviera allá a mi edad ya estaría casada y con 10 niños jajajajajaja afirmación que me resultó muy graciosa o será que mis años por estas latitudes ya me convierten en un vejete jajajaja.

Como ustedes ya saben me gustan mucho las ciudades a partir del atardecer por lo que no tuve más remedio que ir a cenar en un botecillo por el Creek disfrutando de las luces de la ciudad y esta sí que brilla! (a todo le ponen luces).

Este post ha sido una breve reseña del Viejo y tradicional Dubái del que nunca vi fotos cuando hablan sobre el turismo en esta ciudad.

Nos volvemos a encontrar del otro lado… Toda la Modernidad gestada en la tierra árida de los dátiles y el petróleo.

Una respuesta to “Check-in en Dubái”

  1. Batato dice:

    Ya me estoy preparando para recorrer los nuevos post de tu increible viaje, muy buenas las fotos. Vamos por más !!!

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes